No toda la magia tiene la misma práctica o intención. Los practicantes religiosos del paganismo occidental contemporáneo reconocen múltiples tipos de magia, pero todos tienen un concepto subyacente en común. En el sentido académico de la palabra, la magia es un continuo de prácticas que van desde actos rituales informales a pequeña escala hasta eventos a gran escala en edificios sagrados, tanto dentro como fuera de las religiones autorizadas.

Historia del Término

El término magia deriva del griego «magicke» y la primera vez que aparece impreso es en el título de una obra ahora perdida atribuida a Aristóteles (384-322 a. C.), y se refería específicamente al arte y la artesanía de los sacerdotes zoroástricos de Persia.

Como sucedió con los sacerdotes persas, la magia moderna implica comportamientos, acciones y métodos destinados a interactuar e influir en el mundo sobrenatural, por lo general involucrando el uso de un cuerpo de conocimiento oculto o secreto, pero los límites que definen qué es religión y qué es magia son variables, y hasta cierto punto la establece una secta practicante o incluso un individuo.

Uso moderno común

En el uso común, la magia evoca algún tipo de cambio en el mundo físico por medios no científicos. Tal y como lo hacen profesionales como Alicia Collado. En los círculos ocultos y esotéricos, la «magia» puede tener un significado más amplio que implica un cambio espiritual. Los practicantes de algunas ramas consideran que sus prácticas tienen muy poco en común con otras ramas.

Las siguientes categorías de magia son las que se utilizan entre los grupos que entran en la categoría flexible del paganismo occidental contemporáneo. Sin embargo, definir los distintos tipos de magia es tan complicado como definir la magia misma. No toda la magia tiene la misma intención y cada practicante de magia utilizará diferentes enfoques.

Magia ceremonial – Magia alta

La magia ceremonial es un tipo de magia que depende en gran medida del aprendizaje de los libros; comprenden rituales precisos y complicados. En Occidente, la magia ceremonial estuvo casi enteramente arraigada en el mito judeocristiano hasta finales del siglo XIX. Incluso hoy en día, muchos magos ceremoniales continúan trabajando dentro de ese contexto.

La magia ceremonial también se llama magia alta. Está destinada a tener un propósito espiritual en lugar de uno práctico, aunque podría haber cierta superposición en esos dos conceptos. Implica mejorar el alma, lo que podría significar la obtención del conocimiento divino, la purificación, la atracción de las influencias adecuadas y la aceptación del propio destino.

Magia popular – Magia baja

Históricamente, la magia popular es la magia de la gente común. Tiene todo tipo de propósitos prácticos: curar, atraer suerte o amor, alejar las fuerzas del mal, encontrar objetos perdidos, traer buenas cosechas, fertilidad, etc.

Los registros de estas prácticas son en gran parte inexistentes ya que los practicantes solían ser analfabetos. Los rituales eran simples y probablemente evolucionaron con el tiempo. Se trataba de elementos cotidianos: material vegetal, monedas, clavos, madera, etc. La magia popular a veces se llama magia baja debido a su naturaleza práctica y a su asociación con la clase baja.

Brujería

La brujería es un término muy problemático debido a los diferentes usos de la palabra en la actualidad frente a sus usos históricos.

En Occidente, muchos practicantes de magia ahora se llaman a sí mismos brujas y practican un cruce entre la magia ceremonial y la magia popular. Los trabajos son bastante simples, utilizan materiales comunes y dependen de la emoción y la intención más que del ritual exacto. También pueden tomar prestadas ciertas prácticas de la magia ceremonial.

No obstante, históricamente la brujería significaba magia malévola, y esa es la razón por la que fue perseguida. Se pensaba que las brujas mataban, mutilaban, causaban esterilidad, arruinaban los cultivos, envenenaban el agua y traían desgracias generales a sus objetivos.

Las brujas y los magos populares eran dos grupos diferentes de personas. La mayoría de las personas identificadas como brujas también fueron acusadas falsamente, mientras que los magos populares eran miembros valiosos de sus comunidades.

Magia de mano izquierda y derecha

La magia de la mano izquierda está limitada por convenciones sociales. A menudo se limita a la magia beneficiosa y viene con advertencias de las consecuencias de los trabajos dañinos.

La magia de la mano derecha existe fuera de las convenciones sociales e ignora los tabúes, incluso gana poder al romperlos. Solo las personas que se consideran del camino de la derecha usan esa terminología. Los practicantes mágicos dentro de las religiones satánica y luciferina se consideran a sí mismos del camino de la izquierda.

Magia blanca y negra

Son términos imprecisos. Se utilizan para diferenciar las prácticas mágicas con una intención que no es socialmente aceptable frente a las prácticas mágicas que sí lo son.