Imagen3

Personas anónimas de todo el mundo están asumiendo la responsabilidad personal de transformar el planeta en un lugar mucho mejor para todos los seres que habitamos en él.

 

Me gustaría compartir con vosotros la historia de Consuelo, una buena amiga que, además de tratar de hacer felices a todas las personas a las que quiere, cocina como los ángeles –y no exagero-. Su especialidad son las trufas de chocolate. Es tal el éxito que cosecha entre quienes las prueban, que son muchas personas las que le han pedido que ponga precio a estas delicias y así, poder hacerle pequeños encargos.

Postres-para-el-dia-de-la-madre-8

 

Hace unos meses, animada por el tirón de su receta, pensó que podía ser una buena idea emprender y crear un pequeño negocio. Así que, comenzó a escribir una lista con las creencias personales sobre las que se cimentaría su proyecto, la relación que tendría con el planeta y el impacto social que podía generar:negocios-éticos-makers-ecos-del-futuro-impacto-social-positivo-tendencias

 

Sin embargo, poco después, cuando Consuelo comenzó a investigar sobre el origen, las clases y la procedencia del cacao con el que se fabrica el chocolate, no tardó en descubrir que la dulzura del chocolate enmascara en ocasiones la amargura de la explotación infantil, la deforestación de amplias zonas de selva, condiciones laborales execrables, precios de compra injustos para los pequeños productores… y lo peor de todo era que no sabía si, con la compra de su marca favorita de chocolate, estaba contribuyendo a ello.

negocios éticos-makers-tendencias-ecos del futuro-impacto social positivo

 

“No es justo que para que yo sea feliz otras personas tengan que sufrir”. Este razonamiento a punto estuvo de hacerla desistir en su propósito, e incluso llegó a plantearse si no debería meter su receta en un cajón y dejarla allí olvidada. Sin embargo, después de meditarlo mucho, decidió que no tenía porqué renunciar a nada. Simplemente, tenía que hacer las cosas de tal forma que todas las partes saliesen beneficiadas. Por ello, decidió que su siguiente paso sería investigar qué tipo de prácticas de cultivo eran positivas para los trabajadores y para el medio ambiente.

Imagen1

  • Capacitan a los pequeños productores para conservar los recursos naturales, aumentar la productividad y asegurar medios de vida y condiciones laborales dignas.

  • Protegen la biodiversidad.

  • Denuncian todo tipo de explotación laboral (incluida la infantil).

  • Promueven una cultura de respeto hacia los trabajadores y las comunidades locales.

  • Siembran especies nativas.

  • Renuncian a sembrar híbridos de cacao que requieren exposición total al sol y aplicación regular de plaguicidas.

  • Cultivan el cacao bajo la sombra del dosel de árboles nativos en paisajes similares a un bosque natural.

  • No practican el cultivo intensivo que implica la tala de grandes áreas de bosque tropical.

  • Reducen su dependencia de plaguicidas en favor de alternativas biológicas y naturales.

 Imagen2

 

Después de realizar esta tarea, Consuelo tenía claro que el propósito de su negocio sería “Ofrecer momentos de felicidad, elaborados de manera artesanal, con cacao de primera calidad, cultivado de forma responsable y sostenible”. Finalmente, buscó  a los proveedores adecuados y desde entonces, Consuelo no ha parado de hacer felices a quienes prueban sus trufas y a quienes cultivan el cacao para que pueda seguir haciéndolo.

negocios-éticos-makers-ecos-del-futuro-impacto-social-positivo-tendencias

 

La historia de Consuelo es un buen ejemplo de cómo personas anónimas pueden cambiar el mundo, tan sólo es necesario tener tres cualidades:

  • Conciencia. Saber que algo no es bueno o justo para otras personas es el primer paso para poder cambiarlo.
  • Empatía.  Ponernos en el lugar de las personas que sufren ese daño o injusticia para desear cambiar el estado actual de las cosas.
  • Decisión. Estar dispuestos a asumir un liderazgo personal que convierta nuestros actos cotidianos en pequeños gestos capaces de mejorar el mundo.

 

Tal vez, el impacto positivo que la actividad empresarial de Consuelo genera, a algunas personas podrá parecerles insignificante, y puede que sea así. Sin embargo, ella ya está asumiendo la parte de la responsabilidad que le corresponde para transformar el mundo. ¿A qué esperamos nosotros para cumplir con la nuestra?

 

Si necesitas desarrollar acciones de comunicación efectivas, inspiradoras y diferenciales que generen un impacto positivo en tus grupos de interés, puedes ponerte en contacto con nosotros enviándonos un correo electrónico a red@ecosdelfuturo.com 

 

¡Comparte con el mundo
para ser Eco de un futuro inspirador!

47
milenars- ecos-del-futuro 2
Economía circular-Ecos del Futuro- Impacto social positivo- Tendencias

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Déjanos un comentario ;)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar estos atributos de HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>